¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible.
Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan.