Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer.
Caí al suelo y oí una voz que me decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”