Respondan a mis reprensiones, y yo les abriré mi corazón; les daré a conocer mis pensamientos.
Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas.